Hattori Hanzo

Mensaje de advertencia

The subscription service is currently unavailable. Please try again later.

La experiencia izakaya

Hattori Hanzō, la primera izakaya 100% japonesa de España

Estás en Blog / . 27 de Marzo de 2015

Desde que el pasado mes de julio abriera sus puertas Hattori Hanzō en Madrid, la palabra izakaya se ha ido poniendo de moda, pero ¿qué es exactamente una izakaya?

¿Dónde está el sushi? ¿Por qué los platos son pequeños? ¿Esto es fusión asiática o qué? preguntaba retóricamente el periódico The New York Times hace unos meses al hablar de la fiebre por las izakayas que había inundado la ciudad.

En términos generales, una izakaya es una taberna japonesa, un gastrobar donde picotear y beber algo (especialmente a la salida del trabajo, en Japón). De hecho, los ideogramas con los que se escribe la palabra en japonés ya nos dan mucha información acerca de su significado puesto que izakaya (居酒屋) se escribe con los caracteres de ‘estar’ o ‘quedarse’ (居), ‘sake’ (酒) y ‘tienda’ (屋). Esto es porque, en el periodo de Edo (1600-1868), las tiendas de sake comenzaron a ofrecer tapas y algo para picotear a sus clientes. El formato gustó tanto que el concepto de tienda acabó desapareciendo y evolucionando en los actuales gastrobares.

Hoy las izakayas son el lugar ideal para quedar con amigos y charlar animadamente mientras nos tomamos una cerveza y compartimos algunas raciones. Es por ello que las izakayas suelen ser bares ruidosos, donde el bullicio se mezcla con el olor de las parrillas, casi siempre a la vista, y donde las raciones y tapas de todo tipo interrumpen risas y relajadas charlas.

“Son más amables que los bar à vins franceses, tienen más opciones para comer que los bares de tapas españoles y se toman menos en serio que los gastropubs británicos” - The New York Times (2013).

En Japón, las izakayas se caracterizan por su farolillos rojos de papel akachōchin y sus largas listas de alcoholes y las encontramos en cualquier rincón, pero son especialmente populares en las cercanías de las estaciones de tren. Las hay de todo tipo, desde las más ‘cutres’ y tradicionales, hasta cadenas presentes por todo el país o locales modernos y de diseño. Algunas son pequeñas y sólo tienen espacio en la barra, otras disponen de mesas altas o mesas occidentales, otras de mesas bajas con suelo de tatami con o sin agujero debajo de la mesa. Es decir, hay de todo.

Uno de los aspectos más importantes de las izakayas es la bebida, porque para los japoneses ayuda a crear un ambiente relajado donde la conversación fluye. La velada empieza, tradicionalmente, con una ronda de cerveza bien fría y unas edamame, mientras decidimos qué pedir. Las edamame, vainas de soja hervidas en agua con sal, son uno de los otsumami o snacks ligeros más típicos de las izakaya y combinan a la perfección con una buena cerveza fría.

‘toriaezu, beeru kudasai!’ sería algo así como 'ponme una cerveza, para empezar'

izakaya Hattori Hanzō

A continuación, se escoge la bebida para el resto de la velada. Ésta suele ser nihonshu (lo que en Occidente llamamos sake) o shōchū, un alcohol destilado hecho de arroz, batata, cebada o caña de azúcar que se usa especialmente en cócteles llamados chū-hai, con refrescos, siropes varios, yuzu o hasta Calpis, una bebida a base de yogur muy popular por todo Japón, y son los preferidos entre la gente joven.

Las izakayas actuales son auténticos gastrobares japoneses donde probar de todo. Las hay muy creativas, con influencias de todo tipo en su carta, y más tradicionales o especializadas en un tipo de comida o elaboración concreta, pero siempre servirán comida de gran calidad y sabor. Por ello, el término ‘gastrobar’ es el más adecuado para referirnos a las izakayas, ya que aunque la bebida es importantísima, la calidad de la comida con la que la vamos a acompañar también lo es.

Karaage de la izakaya Hattori Hanzō

Además, la comida de las izakayas no suele ser ligera y delicada, sino que suele tener un sabor fuerte. Puede haber platos de sabores delicados, como nuestro ankimo o nuestros tataki por ejemplo, pero la comida de izakaya habitualmente es de gran sabor y especialmente elaborada para casar bien con cerveza, sake o vino.

Por cierto, que en las izakayas no suele haber orden en los platos, no suele haber ‘primeros’ ni ‘segundos’. La comida de izakaya está hecha para compartir y para probar distintos sabores, por lo que se suele servir en porciones relativamente pequeñas. Porque la idea no es tanto llenarse con un único plato, sino compartir y probar varias cosas diferentes, disfrutando de la experiencia al máximo, mezclando sabores y texturas diferentes.

Eso sí, como curiosidad, los japoneses suelen dejar los platos que contienen arroz y las sopas para el final de la velada, porque el almidón les ayuda a despejarse de tanto alcohol y les asienta el estómago. Así, normalmente comienzan con platos suaves, como ensaladas, verduras o pescados, y van subiendo de intensidad con brochetas, parrillas y cocidos hasta llegar al arroz o platos más contundentes para bajar el alcohol. De hecho, en Japón es habitual terminar la velada en una izakaya con un buen ochazuke, un cuenco de arroz con té verde por encima que asienta el estómago y ayuda a digerir el alcohol.

Cervezas japonesas en Hattori Hanzō

Es por ello que a muchos les sorprende que en las izakayas japonesas no suele haber dulces o postres, ya que los japoneses terminan la velada con un buen shōchū o un buen sake. En algunas izakayas podemos encontrar helados o dulces tradicionales japoneses como el mochi, que se han puesto recientemente de moda, pero lo cierto es que los japoneses no están acostumbrados a los postres en su día a día (toman pasteles y dulces, que les encantan, como algo independiente del almuerzo o la cena), por lo que en las izakayas tampoco es lo habitual. Eso sí, en Hattori Hanzō nos hemos tomado la licencia y ofrecemos una carta de postres y dulces japoneses para terminar de redondear la experiencia.

Trasládate a Japón sin salir de Madrid en Hattori Hanzō. Disfruta de la bebida, la comida y la conversación. Disfruta de la experiencia izakaya.

 

Moskin, Julia (2013). “Soaking Up the Sake” en The New York Times <http://www.nytimes.com/2013/04/10/dining/at-izakayas-japanese-food-gets-informal.html?_r=0>

Los más leidos